Acerca de las ordenanzas mormonas

bautismo-mormonHay decenas de miles de iglesias cristianas, y todas ellas tienen diferentes doctrinas. También varían en el número y tipo de ordenanzas que honran y requieren. Según el Diccionario inglés de Miriam -Webster, una “ordenanza” es “un uso, práctica o ceremonia determinada”. Cuando una ordenanza es parte de la práctica religiosa, es la representación física de un convenio o hito religioso en la vida del seguidor de la religión. Entre las religiones cristianas, la ordenanza más común es el bautismo, que suele ser la puerta por la cual una persona se convierte en miembro de una iglesia.  Sin embargo, las formas de bautismo y el énfasis de la ordenanza varían de manera considerable.

Las ordenanzas son muy importantes en La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, a menudo erróneamente llamada la Iglesia Mormona. Desde el momento en que cada mormón participa de todas las ordenanzas de la Iglesia SUD, ellos han hecho un convenio de dedicarse seriamente como discípulo de Cristo. Algunos hitos en el mormonismo no se consideran ordenanzas; y sin embargo, marcan la trayectoria de un discípulo de Cristo.

Un nombre y una bendición

Como ha sido tradicional desde la época del Antiguo Testamento, a los bebés se les da una bendición para iniciar su camino terrenal. Poco tiempo después de su nacimiento (no hay edad determinada), un bebé es bendecido por los hombres de la Iglesia SUD que poseen el Santo Sacerdocio de Melquisedec, y recibe el nombre por el cual él o ella será conocido durante la vida mortal. Esta bendición puede tener lugar en el hogar o al inicio de una “reunión sacramental” dominical. La religión mormona no requiere la circuncisión.

El bautismo mormón

bautismo-mormon1La primera ordenanza real de la fe mormona es el bautismo, que se realiza en cualquier centro de reunión mormón que tenga una pila bautismal, o en cualquier cuerpo de agua lo suficientemente profundo como para que una persona se sumerja por completo, siguiendo el ejemplo de Cristo y el requisito para el bautismo por inmersión completa. El bautismo puede ser realizado por un hombre o un joven que tenga el oficio de “Presbítero” en el Sacerdocio Aarónico. El convenio del bautismo es la puerta al estrecho y angosto sendero que conduce a la exaltación. Nos comprometemos a tomar sobre nosotros el nombre de Cristo, a recordarle siempre y a guardar los mandamientos que Él nos ha dado. A cambio, Cristo promete que Su Espíritu, (el Espíritu Santo), siempre estará con nosotros.

Es en el bautismo que los mormones se convierten en miembros de la Iglesia de Jesucristo. Los mormones no creen en el bautismo infantil. Las personas son bautizadas cuando llegan a la “edad de la responsabilidad”, que es a los 8 años. En ese momento, podemos entender el bien del mal y lo que se requiere para arrepentirse. Los niños pequeños son inocentes ya que están cubiertos por la expiación de Jesucristo.

La recepción del Espíritu Santo

Una vez que una persona es bautizada, convirtiéndose de ese modo en limpia y pura, él o ella califican para recibir el Don del Espíritu Santo por medio de la imposición de manos por parte de los hombres que posean el Sacerdocio de Melquisedec, o un sacerdocio superior. El Espíritu Santo permanecerá con esa persona para guiarle, sugerirle, amonestarle y darle consuelo siempre, todo el tiempo que la persona se mantenga digna. El Espíritu Santo no puede morar en una vasija sucia. Es a través del Espíritu Santo que recibimos revelación personal para nuestros llamamientos, responsabilidades y edificación y crecimiento personal. El denominado “brillo mormón”, que los estudios demuestran que es perceptible por los mormones y no mormones por igual, es el Espíritu Santo que brilla a través de la persona que tiene su compañía.

El santo sacramento

iglesia-mormona2Los mormones comen el pan y toman el agua bendita todos los domingos en la “reunión sacramental”, en memoria del cuerpo y la sangre de Cristo. Lo hacen para renovar los votos que hicieron en el bautismo y para hacer efectivo el arrepentimiento en que han participado durante la semana por los pecados leves. El Salvador les ha advertido a los mormones a través de la revelación que no participen de la Santa Cena si no son dignos. Los mormones creen en el arrepentimiento, la no penitencia, y los pecados más graves pueden necesitar un largo período de arrepentimiento y la imposibilidad de participar de los emblemas sacramentales. A diferencia del catolicismo, una confesión semanal no eximirá al pecador. El arrepentimiento implica pesar, el deseo de reconciliarse con Dios, un abandono del pecado, haciendo la restitución a la víctima como sea posible, y un retorno a guardar los mandamientos.

Las ordenanzas más altas del templo mormón

Los mormones se esfuerzan por cumplir con sus promesas de ser verdaderos seguidores de Cristo. Hacen sacrificios de tiempo y dinero a través del servicio en la Iglesia, a sus comunidades y familias, y por medio de ofrendas tales como el diezmo. Al mostrar su devoción, comienzan a desear las bendiciones del santo templo. Los templos son diferentes de los centros de reunión mormones. Un templo mormón es un santuario santo, una Casa de Dios. En los templos sagrados, los mormones hacen convenios superiores no muy diferentes a los realizados por las personas que entran a prestar servicio a Dios a tiempo completo. La diferencia está, en primer lugar, en que los mormones permanecen en el mundo en sus puestos de trabajo elegidos en lugar de dejar la vida normal para servir a la Iglesia, y en segundo lugar, las ordenanzas que se realizan en los templos mormones se llevan a cabo con la autoridad directa de Jesucristo, por lo que son vinculantes tanto en el cielo como en la tierra, siempre y cuando el participante continúe manteniendo su votos.

investidura-mormonaLa primera ordenanza es la investidura. Una investidura es un don, y este voto y ordenanza enviste al participante con poder de lo alto. Una sesión de investidura se tarda unos 90 minutos e incluye instrucción que revisa el plan de salvación de Dios a partir de la creación. Los convenios requieren dedicación progresiva de los Santos de los Últimos Días. Simbólicamente podemos pasar de ser capaces de sacrificar (ofreciendo un corazón quebrantado y un espíritu contrito, y materialmente nuestros diezmos y ofrendas) a ser capaces de consagrar todo lo que somos en la obra de Cristo. Simbólicamente, también, nos movemos a través de los tres reinos del cielo (véase 1 Corintios 15 y Doctrina y Convenios 76) para ser dignos de lo celestial – la presencia de Dios. Estos votos son muy importantes para los mormones. Se entristecen cuando la gente se burla de los convenios en el templo, degrada el templo o llama al ingreso público a un lugar tan sagrado.

Los mormones deben ser dignos del templo y estar investidos con el fin de participar de la ordenanza del matrimonio eterno. Este voto matrimonial es vinculante para la eternidad, siempre y cuando el esposo y la esposa permanezcan dignos y fieles a sus convenios. Los matrimonios eternos se llevan a cabo en salas especiales del templo, llamadas salas de “sellamiento”, obedeciendo al poder sellador de Elías, que une en el cielo lo que se ha unido en la tierra.

Recursos adicionales:

Más acerca de los Templos Mormones

Matrimonios SUD

Los mormones y la Biblia

Exprese lo que piensa

Díganos lo que está pensando...
y oh, si desea una figura para mostrar con su comentario, escoja un gravatar!